El Patio Viviente

qué seres vivos puede haber en un patio de sólo 20 m2 en Azoz, valle de Ezkabarte, Navarra


Deja un comentario

Un nido de Carbonero Común por los suelos

Adosada a mi casa se encuentra otra casa de piedra menos rehabilitada y gracias a ello cuenta con multitud de huecos entre las piedras de su estructura donde las aves pueden hacer sus nidos. Entre las aves que aprovechan estos huecos destaca una buena colonia de vencejos que llevan décadas anidando en el mismo lugar. También algunos estorninos que disputan a los vencejos sus huecos, llegándoles a picotear a estos últimos. Y también gorriones comunes.

Casa de piedra vieja y parque infantil de Azoz (Navarra)

Casa de piedra vieja y parque infantil de Azoz (Navarra)

Esta primavera de 2017 me fijé que rondaba esa casa una pareja de Carbonero Común (Parus major). Se les veía inspeccionar los agujeros disponibles en busca de alguno habitable. Son aves especializadas en hacer sus nidos en huecos cerrados, al contrario que otras especies como Petirrojos o Pinzones que los dejan a la intemperie. Los Carboneros anidan frecuentemente en cajas-nido como la que preparamos nosotros y sigue colgada justo al otro lado y orientación de donde buscaban domicilio esta pareja de Kaskabeltz handia.

27 de Abril de 2014 Mi segunda caja nido , 30 años después, en el Patio Viviente

27 de Abril de 2014 Mi segunda caja nido, 30 años después, en el Patio Viviente

Lamentablemente, desde el 2014 que la tenemos instalada, no ha habido pernoctaciones en nuestra caja-nido. Varios factores pueden hacer que no esté siendo ocupada, como, los humanos cerca, altura no muy elevada, diámetro del agujero, aunque yo me inclino a pensar que quizás sea la orientación Oeste, con muchas horas de sol en verano, que no animan a los pajarillos a ocuparla.

Pasó la primavera y no observé ningún carbonero en las inmediaciones de donde los había visto en la casa vieja. Pero en un lugar viejo cercano empecé a ver idas y venidas de carboneros.

Parque infantil con murete en Azoz (Navarra)

Parque infantil con murete en Azoz (Navarra)

Cercano a la casa de piedra se encuentra un parque infantil con sus columpios. Un muro bajo de piedra circunvala este parque:

Muro de piedra que circunvala el parque infantil de Azoz (Navarra)

Muro de piedra que circunvala el parque infantil de Azoz (Navarra)

En medio del parque hay un sauce con un tupido follaje:

Carbonero Común (Parus major) en Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Carbonero Común (Parus major) en Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Pero los carboneros revoloteaban entorno al murete de piedra:

Carbonero Común (Parus major). Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Carbonero Común (Parus major). Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Y la sorpresa fue mayúscula cuando observé lo siguiente:

Carbonero Común (Parus major). Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Carbonero Común (Parus major) en nido por los suelos (a medio metro del suelo) Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

¡Tenían el nido a sólo medio metro del suelo, en el murete de piedra y dentro del parque infantil!

Nido por los suelos (a medio metro del suelo) de Carbonero Común (Parus major) Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Nido por los suelos (a medio metro del suelo) de Carbonero Común (Parus major) Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

¡El mercado inmobiliario humano esta mal, pero el de los páridos esta peor…! Por alguna extraña razón esta pareja de carboneros había pensado que el muro de piedra bajo, era un buen lugar para criar a sus polluelos. A todas luces no parecía un buen lugar, accesible incluso para los vecinos más chiquitos del pueblo y dentro del propio parque infantil, al lado de los columpios…

Carbonero Común (Parus major) en parque infantil. Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Carbonero Común (Parus major) en parque infantil Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Era interesante observar las deambulaciones continuas de los dos padres portando alimento a sus crías. Cuando hice estas malas fotos, era una lluviosa mañana del 1 de julio de 2017. Entre las 8 y las 9. Y no paraban de traer…, tengo duda, no se aprecia bien en las fotos ni aumentándolas; al principio pensaba que eran unas orugas verdes con dos rayas blancas que suele haber en los huertos.

Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Pero tienen dos pinchos en la parte anal a modo de algunos saltamontes, aunque tampoco tienen forma de saltamontes, a no ser que sea solo el abdomen y hayan desechado previamente las partes más duras de cabeza, tórax y patas, para así facilitar la ingesta a sus polluelos. Pero los carboneros al igual que toda su familia, los páridos, suelen andar más por los árboles que por el suelo, donde estarían estos saltamontes y orugas… ¿alguna aportación entendida?

Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Quizá se trate de algún insecto arbóreo poco conocido por los humanos, poco habituados a moverse por el enramado donde pululan estas pequeñas aves.

Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Pues así iban las idas y venidas de los carboneros al nido, no sin pocas precauciones por su parte, al tener perfectamente localizada mi posición, algo parapetado detrás del frontón. Se podía oír los chillos de bienvenida de las crías al entrar sus padres en el nido. La rapidez en la captura de presas a esa hora temprana de la mañana era sorprendente, y no pasaban más de 5 minutos sin que viniera algún progenitor. A veces incluso se solapaban como se entreve en esta cutre fotografía:

Pareja de Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Pareja de Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Una demostración palpable de lo beneficiosas que pueden llegar a ser las aves insectívoras como aliadas de la agricultura y silvicultura.

Por eso la importancia de protegerlas; lo cual se puede hacer de varias maneras: 1. La primera es no cazándolas, que si bien están protegidas, todavía algunas acaban como pajaritos fritos o víctimas de aficionados a la pajarería encerrada o de carabineros juveniles .

2. Promoviendo su biotopo: que tengan lugares donde alimentarse (a salvo de plaguicidas), relacionarse (con elementos naturales afines a ellas) y reproducirse (huecos de árboles viejos o casas antiguas o cajas-nido). Hay un grupo activo en Navarra en lo que concierne a las cajas-nido: Aterpeak: Proyecto a favor cajas-nido

3. Estudiarlas y que sean parte de una importante educación ambiental de las generaciones futuras.

Bueno y,  ¿qué fue de nuestra familia de carboneros con domicilio en un local bajo de Navarra?

Por desgracia, yo no fuí el único que se había dado cuenta de la posición tan baja del nido de los Carboneros…

Gato doméstico con nido de carboneros por los suelos localizado. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Gato doméstico con nido de carboneros por los suelos localizado. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Sus intenciones no eran buenas, pero al percatarse de mi presencia me puso mala cara y escapó en busca de una mejor ocasión:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hay que ver la cantidad de animales silvestres que acaban en las garras de estos animales domésticos, pero con instintos muy salvajes…

¿Y cómo acaba esta historia? No lo sabemos. Días después de las dos sorpresas que me llevé ese 1 de julio (el nido de carboneros y su cazador a la espera), pasé cerca de la entrada del nido y todavía se oía piar. No quise molestarles más, para tampoco delatar su posición a más vecinos poco amistosos con lo salvaje. Posteriormente ya no se les oyó. A lo peor cayeron las crías o los padres en alguna emboscada de algún gato doméstico libertino. Estudiando el nido cuando ya habían desaparecido, igual no era tan malo: la entrada era profunda y no creo que el gato hubiera alcanzado la posición del nido con la pata, sí al acecho, cuando salieran, claro está, pero ahí habría que contar con la rapidez de uno y otros.  A lo mejor consiguieron sobrevivir todos, y están dándole ya, a algún naturalista como yo, alegrías para la vista o el oído.

¿Quién lo sabe?…

... la Amapola sí...

… la Amapola sí…

 

Para saber más sobre la fabricación de nidales para aves: Nidos artificiales para aves naturales

Para conocer más la biología del Carbonero Común (Parus maior)Carbonero Común en Pajaricos.es

Anuncios


1 comentario

Mi segunda caja nido, 30 años después

Correría el año 1984. Yo tenía 13 años. Me gustaba montar en mi bicicleta de carretera Orbea Moncayo de color azul. Sobretodo daba la vuelta de Aranguren, que desde Pamplona venían a ser casi 20 kilometros. El valle de Aranguren es una pequeña cuenca de unos 5 kilómetros rodeada de pequeñas montañas. A pesar de su cercanía a la ciudad y de su situación como de isla rodeada de campos de cereal, las montañas de este valle cuentan con una gran diversidad de fauna y flora. De hecho, en sus partes más elevadas e inaccesibles pervive un auténtico bosque caducifolio original, con numerosos ejemplares de hayas, lo que supondría, en el caso de Navarra, uno de sus límites más meridionales.

Yo era ya un pequeño naturalista gracias, creo, a los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente, de mi contacto con los insectos, reptiles y anfibios en mi lugar de veraneo infantil (Moiá, Barcelona), y a mi padre, cuya mayor afición era la caza. También guardo muy buen recuerdo de mis primeras guías de campo de aves, de mi colección completa de las fichas de los Amigos de Félix, que coleccioné durante más de dos años y medio y que guardo con cariño, y de los libros de La Senda de la Naturaleza, en especial del dedicado a los PAJAROS.

En el caso de este libro no soy el único que le reconoce su gran impacto: http://vidaenebullicion.blogspot.com.es/2010/05/la-senda-de-la-naturaleza.html

Aparece también en el completo compendio sobre sus libros del campero inquieto: http://www.elcamperoinquieto.com/2013/12/mis-queridos-libros-camperos.html

Este libro era muy práctico porque te enseñaban a hacer un comedero para pájaros o una caja nido. Tanto fué así, que me empeñe en hacer una caja nido, mi primera caja nido, y recuerdo lo que me costó recortar los gruesos tableros de contrachapado, con mi escasa sierra para madera chapacumen de la clase de pretecnología.

Me cojí la bici y la mochila, con la caja nido atada de malas maneras y para la vuelta de Aranguren que me fuí. Elegí la parte alta de un pinar situado entre Ilundain y Laquidain, cerca del actual Centro de Recuperación de Aves. Y allá, escalando entre las ramas de un pino, me subí y coloque mi primera caja nido… para haberme roto algo… en ese pinar recuerdo haber visto Ardillas, Herrerillos Capuchinos y Agateadores. Y más arriba, en la parte de salvaje hayedo, un Cárabo y los espectaculares picados de la parada nupcial de las Aguilas Calzadas. Todas las visitas iniciales que hice a mi caja nido para ver si había sido ocupada, dieron resultado negativo. Creo que la instalé ya bien entrada la primavera, ésta no era buena época para escaparse de los exámenes.  Con el tiempo me cansé.

Un par de años más tarde, me acerqué y observé mi caja nido por el suelo. Creo que el contrachapado y la mala sujeción mediante cable, no aguantaron bien los duros inviernos. Pero al abrirla, una bola de ramitas y plumas estaba dentro, ¡¡¡había sido ocupada!!!

Treinta años más tarde, aquí estoy. Con ánimos naturalistas renovados gracias a blogs como los que sigo; en el tema de cajas nido especialmente el del Campero Inquieto http://www.elcamperoinquieto.com y su gran promoción para la instalación de todo tipo de cajas nido… porque además de observar hay que conservar… que razón tiene.

CAJAS NIDO

Este Autillo Europeo Otus Scops, ha conseguido el Campero Inquieto, que anide en una de sus cajas nido

http://www.elcamperoinquieto.com/search/label/Autillo

Para ver parte del impresionante trabajo del Campero Inquieto entorno a las cajas nido:

http://www.elcamperoinquieto.com/2011/06/cajas-nido.html

Así que esta Semana Santa de 2014, he paralizado la ampliación de la pequeña parte de tierra del Patio Viviente en la que estoy metido, por hacer a todo correr una caja nido, mi segunda caja nido, treinta años después, se dice pronto, y llegar a la nidificación de algún párido. En especial mientras la hacía, me martilleaba el reclamo de un Carbonero Común, como si me estuviera diciendo venga, que no llegamos…

En la confección de la misma he contado con un gran carpintero de 5 años… Yo la sierra, la sierra… y una impaciente barnizadora de 4 años … ahora me toca a mi, a mi ...

19 de Abril de 2014 Cortando maderas para mi segunda caja nido (la primera de otros)

19 de Abril de 2014 Cortando maderas para mi segunda caja nido (la primera de otros)

La caja nido la hemos hecho con cuatro retales de madera tipo chapacumen en tres laminas. Normalmente uso la sierra de calar eléctrica, pero mi ayudante, al ver la mega sierra manual más grande que él, se ha empeñado en usarla, y mejor esa que la eléctrica, aunque hayamos tardado cinco veces mas en cortar. Tampoco nos ha importado unir retales de madera que teníamos, aunque ni siquiera completaran una cara y hacer una caja un poco irregular e imperfecta, quizás imitando a la naturaleza, con tal de aprovechar bien la madera. Así nos quedara más madera para futuras cajas nido.

Cortando madera a la antigua para mi segunda caja nido. Patio Viviente, Azoz Navarra. 19 de abril de 2014

Cortando madera, a la antigua usanza, para mi segunda caja nido. Patio Viviente, Azoz, Navarra. 19 de abril de 2014

Con las prisas por no retrasarnos más en la reorganización del Patio Viviente y ampliación de la parte de huerto que estamos haciendo, y llegar a la nidificación de algún ave esta primavera, no se puede decir que nos haya quedado muy lucida, pero bueno, algo es algo.

27 de Abril de 2014  Mi segunda caja nido , 30 años después, en el Patio Viviente

27 de Abril de 2014 Mi segunda caja nido , 30 años después, en el Patio Viviente

 

27 de Abril de 2014  Mi segunda caja nido , 30 años después, en el Patio Viviente

27 de Abril de 2014. Mi segunda caja nido, 30 años después, en el Patio Viviente

Ahora a esperar. A ver si hay algunos jovenzuelos con necesidades de alojamiento tardío.