El Patio Viviente

qué seres vivos puede haber en un patio de sólo 20 m2 en Azoz, valle de Ezkabarte, Navarra


Deja un comentario

Un nido de Carbonero Común por los suelos

Adosada a mi casa se encuentra otra casa de piedra menos rehabilitada y gracias a ello cuenta con multitud de huecos entre las piedras de su estructura donde las aves pueden hacer sus nidos. Entre las aves que aprovechan estos huecos destaca una buena colonia de vencejos que llevan décadas anidando en el mismo lugar. También algunos estorninos que disputan a los vencejos sus huecos, llegándoles a picotear a estos últimos. Y también gorriones comunes.

Casa de piedra vieja y parque infantil de Azoz (Navarra)

Casa de piedra vieja y parque infantil de Azoz (Navarra)

Esta primavera de 2017 me fijé que rondaba esa casa una pareja de Carbonero Común (Parus major). Se les veía inspeccionar los agujeros disponibles en busca de alguno habitable. Son aves especializadas en hacer sus nidos en huecos cerrados, al contrario que otras especies como Petirrojos o Pinzones que los dejan a la intemperie. Los Carboneros anidan frecuentemente en cajas-nido como la que preparamos nosotros y sigue colgada justo al otro lado y orientación de donde buscaban domicilio esta pareja de Kaskabeltz handia.

27 de Abril de 2014 Mi segunda caja nido , 30 años después, en el Patio Viviente

27 de Abril de 2014 Mi segunda caja nido, 30 años después, en el Patio Viviente

Lamentablemente, desde el 2014 que la tenemos instalada, no ha habido pernoctaciones en nuestra caja-nido. Varios factores pueden hacer que no esté siendo ocupada, como, los humanos cerca, altura no muy elevada, diámetro del agujero, aunque yo me inclino a pensar que quizás sea la orientación Oeste, con muchas horas de sol en verano, que no animan a los pajarillos a ocuparla.

Pasó la primavera y no observé ningún carbonero en las inmediaciones de donde los había visto en la casa vieja. Pero en un lugar viejo cercano empecé a ver idas y venidas de carboneros.

Parque infantil con murete en Azoz (Navarra)

Parque infantil con murete en Azoz (Navarra)

Cercano a la casa de piedra se encuentra un parque infantil con sus columpios. Un muro bajo de piedra circunvala este parque:

Muro de piedra que circunvala el parque infantil de Azoz (Navarra)

Muro de piedra que circunvala el parque infantil de Azoz (Navarra)

En medio del parque hay un sauce con un tupido follaje:

Carbonero Común (Parus major) en Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Carbonero Común (Parus major) en Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Pero los carboneros revoloteaban entorno al murete de piedra:

Carbonero Común (Parus major). Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Carbonero Común (Parus major). Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Y la sorpresa fue mayúscula cuando observé lo siguiente:

Carbonero Común (Parus major). Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Carbonero Común (Parus major) en nido por los suelos (a medio metro del suelo) Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

¡Tenían el nido a sólo medio metro del suelo, en el murete de piedra y dentro del parque infantil!

Nido por los suelos (a medio metro del suelo) de Carbonero Común (Parus major) Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Nido por los suelos (a medio metro del suelo) de Carbonero Común (Parus major) Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

¡El mercado inmobiliario humano esta mal, pero el de los páridos esta peor…! Por alguna extraña razón esta pareja de carboneros había pensado que el muro de piedra bajo, era un buen lugar para criar a sus polluelos. A todas luces no parecía un buen lugar, accesible incluso para los vecinos más chiquitos del pueblo y dentro del propio parque infantil, al lado de los columpios…

Carbonero Común (Parus major) en parque infantil. Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Carbonero Común (Parus major) en parque infantil Azoz (Navarra) 1 de julio 2017

Era interesante observar las deambulaciones continuas de los dos padres portando alimento a sus crías. Cuando hice estas malas fotos, era una lluviosa mañana del 1 de julio de 2017. Entre las 8 y las 9. Y no paraban de traer…, tengo duda, no se aprecia bien en las fotos ni aumentándolas; al principio pensaba que eran unas orugas verdes con dos rayas blancas que suele haber en los huertos.

Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Pero tienen dos pinchos en la parte anal a modo de algunos saltamontes, aunque tampoco tienen forma de saltamontes, a no ser que sea solo el abdomen y hayan desechado previamente las partes más duras de cabeza, tórax y patas, para así facilitar la ingesta a sus polluelos. Pero los carboneros al igual que toda su familia, los páridos, suelen andar más por los árboles que por el suelo, donde estarían estos saltamontes y orugas… ¿alguna aportación entendida?

Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Quizá se trate de algún insecto arbóreo poco conocido por los humanos, poco habituados a moverse por el enramado donde pululan estas pequeñas aves.

Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Pues así iban las idas y venidas de los carboneros al nido, no sin pocas precauciones por su parte, al tener perfectamente localizada mi posición, algo parapetado detrás del frontón. Se podía oír los chillos de bienvenida de las crías al entrar sus padres en el nido. La rapidez en la captura de presas a esa hora temprana de la mañana era sorprendente, y no pasaban más de 5 minutos sin que viniera algún progenitor. A veces incluso se solapaban como se entreve en esta cutre fotografía:

Pareja de Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Pareja de Carbonero Común (Parus major) portando alimento a su prole en nido por los suelos. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Una demostración palpable de lo beneficiosas que pueden llegar a ser las aves insectívoras como aliadas de la agricultura y silvicultura.

Por eso la importancia de protegerlas; lo cual se puede hacer de varias maneras: 1. La primera es no cazándolas, que si bien están protegidas, todavía algunas acaban como pajaritos fritos o víctimas de aficionados a la pajarería encerrada o de carabineros juveniles .

2. Promoviendo su biotopo: que tengan lugares donde alimentarse (a salvo de plaguicidas), relacionarse (con elementos naturales afines a ellas) y reproducirse (huecos de árboles viejos o casas antiguas o cajas-nido). Hay un grupo activo en Navarra en lo que concierne a las cajas-nido: Aterpeak: Proyecto a favor cajas-nido

3. Estudiarlas y que sean parte de una importante educación ambiental de las generaciones futuras.

Bueno y,  ¿qué fue de nuestra familia de carboneros con domicilio en un local bajo de Navarra?

Por desgracia, yo no fuí el único que se había dado cuenta de la posición tan baja del nido de los Carboneros…

Gato doméstico con nido de carboneros por los suelos localizado. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Gato doméstico con nido de carboneros por los suelos localizado. Azoz (Navarra) 1 de julio de 2017

Sus intenciones no eran buenas, pero al percatarse de mi presencia me puso mala cara y escapó en busca de una mejor ocasión:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hay que ver la cantidad de animales silvestres que acaban en las garras de estos animales domésticos, pero con instintos muy salvajes…

¿Y cómo acaba esta historia? No lo sabemos. Días después de las dos sorpresas que me llevé ese 1 de julio (el nido de carboneros y su cazador a la espera), pasé cerca de la entrada del nido y todavía se oía piar. No quise molestarles más, para tampoco delatar su posición a más vecinos poco amistosos con lo salvaje. Posteriormente ya no se les oyó. A lo peor cayeron las crías o los padres en alguna emboscada de algún gato doméstico libertino. Estudiando el nido cuando ya habían desaparecido, igual no era tan malo: la entrada era profunda y no creo que el gato hubiera alcanzado la posición del nido con la pata, sí al acecho, cuando salieran, claro está, pero ahí habría que contar con la rapidez de uno y otros.  A lo mejor consiguieron sobrevivir todos, y están dándole ya, a algún naturalista como yo, alegrías para la vista o el oído.

¿Quién lo sabe?…

... la Amapola sí...

… la Amapola sí…

 

Para saber más sobre la fabricación de nidales para aves: Nidos artificiales para aves naturales

Para conocer más la biología del Carbonero Común (Parus maior)Carbonero Común en Pajaricos.es

Anuncios


Deja un comentario

Las Golondrinas ya no cantan a la orillica del Ulzama

Las golondrinas cantaban
en las orillas del Arga… 

así empieza una jota de mi abuelo. A la orillíca del Arga no sé, pero lo que es a la orillíca del río Ultzama a su paso por Azoz, donde está mi Patio Viviente, no. Y hasta 2009 sí que lo hacían. Lo sé porque mi hijo mayor, Rai, nació en 2008 y recuerdo haberle enseñado los nidos donde criaban en mi mismo pequeño patio viviente. Hasta la increíble cifra de 3 nidos en mi pequeño alero de 4 metros, uno de ellos en la planta baja, en una esquina inverosímil a salvo de depredadores como picarazas, pero no de los gatos domésticos de los vecinos…

Y como testigos mudos desde ese año 2009 hasta hoy 2014, los nidos donde criaron a su descendencia.

Nido de Barro de Golondrina Común (Hirundo rustica), Azoz, Navarra, marzo 2014. Las golondrinas ya no vuelven.

Nido de Barro de Golondrina Común (Hirundo rustica), Azoz, Navarra, marzo 2014

¿porque no vuelven?… ¿qué les pasó?… es sabido que todas regresan a donde nacieron, pero al clan familiar de Azoz algo le sucedió en su último viaje a Africa a pasar el invierno… ¿quizás una gran tormenta?… ¿los venenos que echan al campo?… ¿cambios migratorios debidos a los cambios climáticos?… ¿Depredadores?… pero eran muchas, yo creo que en el pueblo habría unos 10 nidos más por lo menos, ya que un año les ví juntarse para migrar y ocupaban varios cables todas ellas, unas junto a otras… no creo que un depredador pudiera con todas… igual es que al estilo de las grullas hay algunos ejemplares que hacen de guías principales y estos sucumbieron por alguna razón, perdiéndose con ellos todas las familias… pero la pena es que no queda ninguna en todo el pueblo… ¿volverán esta primavera de 2014 a cantar…
y en sus trinos repetían
que hermosa tierra es mi Navarra

como cantaba mi abuelo? Una verdad si es cierta, Navarra es menos hermosa sin ellas volando raudas, a la caza de insectos.

Para escuchar jotas de mi abuelo: http://www.raimundolanas.com/
Varios nidos de barro de Golondrina Común (Hirundo rustica) en Azoz, Navarra, marzo 2014. Las golondrinas no vuelven desde 2009

Para saber más sobre la Golondrina Común y sus accidentes en los viajes migratorios recomiendo la lectura de estas páginas:

http://www.pajaricos.es/mas/masgolondrinacomun.htm

http://www.seo.org/ave/golondrina-comun/
8 de abril de 2014
Sin yo saberlo al redactar esta entrada, en SEO Birdlife, Sociedad Española de Ornitología, han decidido que el ave del año 2014 sea la Golondrina Común. Según sus datos, la población de golondrina ha descendido en los últimos años hasta un 30 %.

Con ese motivo tienen un bonito video en su pagina web.

Además puedes adquirir una camiseta para promocionar la campaña. Yo ya lo he hecho.
http://www.seo.org/tienda/?wpsc-product=pack-ave-del-ano-2014-camiseta-pin-peluche-poster

http://www.seo.org/?p=51005

¿Que puedes hacer por ellas?

onda-golondrina

Cualquiera de nosotros puede ayudar a las golondrinas. Estas son algunas medidas que pueden ayudar a su conservación:

Conservar los nidos existentes

Las golondrinas son muy fieles a sus territorios de reproducción y vuelven año tras año al mismo lugar por lo que estos lugares deben protegerse no únicamente pensando en la reproducción presente, sino también en la de años venideros.

Siempre que sea posible, debe evitarse la retirada de nidos poco deteriorados, puesto que las golondrinas suelen reconstruirlos y esto hace disminuir su esfuerzo durante la reproducción.

Aunque la retirada de uno o pocos nidos no nos parezca nada importante, puede serlo en relación con el número total de ejemplares de la especie en el municipio o la disponibilidad de otros lugares para criar.

Conservar aleros y superficies resguardadas

Las golondrinas constuyen sus nidos en lugares resguardados, adheridos a superficies rugosas, por lo que conviene conservar las estructuras salientes como aleros o voladizos sobre paredes ásperas.

Crías de golondrina a punto de volar. Aquí vemos la típica ubicación de nido, a resguardo de las inclemencias meteorológicas por un tejadillo y aprovechando la ayuda de cara a su soporte que ofrece la pared rugosa de cemento y el cable que discurre por la misma. Foto: Jorge Orueta

Colocación de nidales

Cuando la intervención en un edificio requiere de la retirada de los nidos, es imprescindible la colocación de al menos el mismo número de nidos afectados y a ser posible en los mismos puntos.

Del mismo modo se pueden colocar cajas nido en edificios donde no los había antes para fomentar el establecimiento de nuevos individuos o colonias.

Los nidales deberán ser tipo cazoleta abierta por arriba. Se pueden colocar en el interior de edificios, establos, naves, pasillos porches, garajes o pajares, con acceso permanente desde el exterior. Es importante mantener libre de obstáculos la trayectoria de los pájaros a través de oberturas y ventanas permanentes. Las dimensiones aproximadas son: 11 x 25 x 14 cm.

En el mercado especializado pueden encontrarse diversos tipos de nidos artificiales diseñados de forma específica para la golondrina común, al igual que para otras especies similares como el avión común. Tendremos que poner especial cuidado en ubicarlos en lugares adecuados para la especie.

Incrementar la disponibilidad de barro para la construcción de los nidos

Se pueden habilitar pequeños barrizales en los parques de las ciudades, favoreciendo no solo a golondrinas sino también a los aviones.

La escasa disponibilidad de materiales específicos para la construcción del nido puede llevar a una disminución de las poblaciones urbanas de algunas aves como la golondrina común o el avión común, dos especies que aportan grandes beneficios derivados de la gran cantidad de insectos que consumen.

Es frecuente observar a las golondrinas acudiendo una y otra vez a orillas de una charca para obtener el material con el que van construyendo su nido. Foto: Miguel Ángel Rojas Ruiz

Adecuar la obras en edificios a las fechas de reproducción de la especie

Los trabajos en edificios se deben adecuar a la fenología reproductora de la especie para no causar molestias innecesarias ni interferir negativamente en la reproducción de las golondrinas.

Las intervenciones solo deberán realizarse si no existe otra alternativa y teniendo en cuenta el siguiente calendario de actuación:

calendario-actuaciones

Denunciar la destrucción de nidos

Tú también puedes contribuir a frenar la destrucción de miles de nidos cada año en España. Desde la web de SEO puedes descargar modelos de denuncias para frenar la destrucción de nidos en primavera y ayudar a que sus poblaciones en grave declive se recuperen (http://www.seo.org/2012/05/29/tu-tambien-puedes-actuar/) y un manual de conservación que te explica todo (http://www.seo.org/wp-content/uploads/2012/05/Manual_Conservacion_Biodiversidad_SEO2.pdf).

Concienciar

Informar a la gente que tiene la suerte de que críe en su casa de que son beneficiosos por la cantidad de insectos que consumen.

Compartir este artículo

Esta entrada fue publicada en Ave del año, Aves amenazadas, Denuncia ambiental, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
10 de Mayo de 2014
Hoy he visto una pareja apostada en un cable delante de la fachada de mi casa. ????? Increíble… lo que puede hacer un blog…. hasta parecía que me miraban… Después las he visto evolucionar cerca de la iglesia. Parece que están buscando alojamiento. Ojalá lo hagan en Azoz y en un sitio donde no molesten si no se quieren arriesgar a que las tiren…
Mientras, los que ya han llegado son los super vencejos. Que rapidez y ya están visitando sus nidos, no esperan ni un segundo…, para enfado de los estorninos que crían en la misma fachada.